El capitán de nuestro primer equipo de fútbol falleció ayer en Berio.

Es imposible llenar este vacío que nos rompe el corazón, aunque su fuerza y entusiasmo nos anima a seguir adelante, manteniendo su recuerdo y legado.

AUPA URDINAK¡¡¡¡